Fundación Educacional Cristo Joven

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Capítulo 3: El aporte de la Fundación Missio
El trabajo realizado principalmente por las pobladoras, a mediados de la década de los 70 comenzó a ser apoyado institucionalmente por la iglesia católica y promovido por personas vinculadas al trabajo misionero. En 1975 se conforma la Fundación Missio, la que canalizaba aportes internacionales al trabajo realizado en Lo Hermida. Se comenzaba a institucionalizar el trabajo en el Centro Comunitario Cristo Joven, con la existencia de un “Hogar Comunitario” que prestaba servicios en Salud, Formación en Oficios, de Cuidado Infantil en el jardín comunitario, alimentación en los comedores abiertos a la comunidad, entre otros.
 
Ya hacia 1978 se realizan los primeros esfuerzos por la mejora de los servicios comunitarios que prestaba el Cristo Joven en las distintas áreas de trabajo. La necesidad de cuidado infantil dio paso a la incorporación de las primeras técnico auxiliares de párvulo profesionales, comenzando a centrar el trabajo en la relación pedagógica  con la primera infancia. Por otra parte comienza el primer proceso de formación de las trabajadoras-pobladoras del Cristo Joven, las que, con aportes de Agencias Internacionales canalizados a través de la Fundación Missio salen de la Población a estudiar a Centros de Formación Técnica.

El trabajo comunitario desarrollado en este período estuvo centrado principalmente en la capacitación en oficios para pobladoras y pobladores del sector, con la intención de mejorar su inserción laboral o el desarrollo de actividades laborales independientes, también se llevaron a cabo programas de salud comunitaria y se continuó con el trabajo de los jardines infantiles y comedores comunitarios. En este período el centro comunitario Cristo Joven reunía a una importante cantidad de profesionales, de diversas áreas que no encontraban espacio en otros ámbitos de intervención social, que centraban su trabajo en la  defensa de los Derechos Humanos y que expresaban concretamente a través de los servicios comunitarios de Cristo Joven.

Hacia fines de la década de los 80 se produjeron una serie de cambios en la política de las agencias no gubernamentales europeas, Chile dejaría de ser un país prioritario, debido a que se gestaba el advenimiento de la democracia. Este proceso trajo consigo el retiro de los fondos internacionales,  de esta manera hacia el año 1988 la fundación Missio dejó de funcionar. El centro Comunitario Cristo Joven dejaría de funcionar por algunos años.
Aporte y Donaciones
Cta. Cte. 178-00721-08
Banco de Chile
RUT: 73.099.800-7
Audiovisual
                
 


Regreso al contenido | Regreso al menu principal